leishmaniosis canina

¿Qué es la leishmania?

La leishmania (l.infantum) es el parásito causante de la enfermedad infecciosa más importante en los perros de nuestro pais, la leishmaniosis, endémica en todos los paises del sur de Europa y potencialmente mortal.

 

Es importante recalcar que un perro no puede contagiar a otro por contacto directo, jugando.., etc. Es necesaria la intervención del mosquito.

 

Otra vía de contagio mucho menos habitual son las transfusiones sanguíneas (los perros donantes deben ser siempre testados frente a leishmania para evitarlo) y recientemente también se ha confirmado la sospecha de transmisión transplacentaria (de la madre a sus cachorros en el útero materno) y venérea, aunque la incidencia de estos casos es prácticamente anecdótica.

 

¿Cuales son los principales síntomas de la leishmaniosis?

 

Uno de los principales problemas de la leishmaniosis canina es que presenta una gran variabilidad clínica. Desde una pequeña herida en la piel o un nódulo hasta una insuficiencia renal pueden presentarse como único signo de la enfermedad. A continuación os enumeramos los sígnos más frecuentes:

signos cutáos:

 

Dermatitis, descamación, nódulos, alopecias, trufa o almohadillas agrietadas, aumento exagerado de las uñas…

Signos gastrointestinales: Diarreas, vómitos…
Ganglios linfáticos aumentados de tamaño.
Problemas Oculares (conjuntivitis, etc..)
Decaimiento.
Fiebre
Adelgazamiento.
Anemia
Dolor de Cabeza
Dolor en las articulaciones, cojeras.

¿Todos los perros positivos a leishmania necesitan tratamiento?

 

No. Es importante que quede claro que un animal seropositivo no es un animal enfermo de leishmaniosis. El veterinario decidirá si hay que instaurar un tratamiento en función del título del anticuerpos y de si el perro presenta o no signos clínicos. Es obvio que si el títitulo es alto, vamos a medicar al perro incluso si no tiene síntomas ya que un tratamiento precoz evita complicaciones graves en un futuro. Pero en caso de tener un títiulo de anticuerpos bajo o medio y siempre que el animal no muestre síntomas, puede que tu veterinario considere mejor no tratar, eso sí, en este caso es muy importante realizar controles periódicos, un mes después y luego cada 3 ó 6 meses para controlar que el título no empeore y que no haya síntomas.

 

¿Cuál es el tratamiento de la leishmaniosis?

 

Debéis saber que el tratamiento no cura al animal, lo que buscamos es que el animal permanezca clínicamente sano y que el título de anticuerpos sea lo más bajo posible.

En el tratamiento para combatir la leishmania se usa por un lado un fármaco parasiticida (que mate los parásitos), existen dos opciones (no se pueden usar las dos a la vez):

  • Antimoniales (Glucantime): tratamiento inyectable. Se inyecta a diario durante 4 semanas.
  • Miltefosina (Milteforan): En jarabe vía oral a diario durante 4 semanas.

 

 

Los comentarios están cerrados.